3 ago. 2018

Hipocresia

Y dentro de la lógica de nuestra humanidad, nos creemos las mentiras y nadie aguanta la verdad

Florecer

yo voy a florecer
y si me marchito,
me vuelvo a plantar
y vuelvo a nacer
sola

7 jul. 2018

Egoismo

Miro a mi alrededor y todo es egoísmo, valores que no comparto y que son dañinos, ganas de dañar gratuitamente a personas que supuestamente quieres... Y es que ya casi no veo amor. Y es muy triste

8 mar. 2018

No le des la espalda a quien te hace sonreir

No le des la espalda a quien hace que un mal día se torne maravilloso, pues sus palabras de aliento, sus bromas salidas de tono y las tonterías que te dedica provocan que se te escape una sonrisa.
Las personas así no abundan. Son muchas más las que te harán llorar, las que te llenarán de decepciones e incluso te intentarán manipular. Así que abre los ojos y aprecia a quien tienes a tu lado.
Valora a esa persona cuando la tengas, no cuando la pierdas
Al igual que todos, el hecho de no estar en el momento presente te impide valorar lo que ahora tienes. Esto incluye a personas, posesiones, cosas…
Siempre anhelas más, porque vives dándole prioridad a pensamientos que fluctúan entre el pasado y el futuro. Sin embargo, esto evita que abras los ojos a todo lo maravilloso que hay en tu vida.
¿Alguna vez has perdido a alguien y te has dado cuenta entonces de cuánto valor tenía? En ocasiones, somos tan necios que tan solo valoramos lo que antes teníamos cuando lo perdemos.
Así que es importante no dejar de lado a quien sabes que siempre está ahí para ti. Esa persona que puedes llamar a cualquier hora y estás seguro de que acudirá en tu ayuda.
Alguien que te hace sonreír, con quien puedes compartir tus más oscuros sentimientos. Incluso aquellos que te avergüenzan y que sueles camuflar delante de los demás.
Si tienes a una persona así a tu lado, no la dejes escapar. Esto sería un error. Estas personas no abundan y que tengas a alguien así en tu vida es un regalo. Protégelo. Cuídalo. No le des la espalda nunca.
No le des la espalda a quien te brinda su tiempo
El tiempo es algo muy valioso, seguro que lo sabes. Sin embargo, eso solo lo pensamos si nos compete a nosotros perderlo. Pero, ¿y todas esas personas que nos regalan su tiempo?

Sueños o realidad

Dicen que cuando soñamos con alguien, ese alguien sueña también con nosotros.
Nunca me lo he creído, supongo que existen casualidades, pero no creo que sea vinculante.
Eso si, esos sueños de los que nos quieres despertar, y despiertas con una sonrisa, quizás por la temática del sueño, quizás por la persona que salia en el, algo hay de mágico, y de que tu subconsciente quiere hablar contigo.
Es genial soñar bonito, sea cual sea el motivo (normalmente suele ser el amor....ay, el amor!!!) y despertarse con esa sensación de no saber si es realidad o sueño.
Y ya aun mejor tiene que ser esa sensación de estar viviendo algo y que parezca que es un sueño. Supongo que siempre anhelaremos eso (se puede anhelar algo que nunca has tenido?)
Y se me viene a la cabeza esta letra...




Flotan guitarras en el cielo, 
veo montañas en el techo, 
para los sueños no hay secretos. 

Creo en los sueños infinitos, 
aquellos que tienen los niños, 
que se acarician con los dedos.

4 ene. 2018

La novia descalza de la primavera

Y la vi, paseando, muy despacio, serena, por la orilla de la playa. Casi dejaba que el agua rozara sus descalzos pies. Le gustaba aquella sensación del agua fría en los pies [No es una niña cualquiera...De cualquiera es la mas guapa].
Y se sentía viva.

23 dic. 2017

Con los ojos en el suelo

A veces me gustaría saber en qué momento una persona llega a querer a otra, ese punto exacto de quiebre de la estabilidad sentimental que da un salto de éxtasis a un nivel que asusta. Saber en qué momento alguien te mira igual pero con distintas intenciones, y su sonrisa ahora depende de lo cerca que te encuentres; o en qué momento un silencio se convierte en invitación a romperlo con un beso, en qué instante un beso en la mejilla desea resbalar hasta los labios. Hablo de la gente que quiere sin decirlo. De quienes caminan cabizbajos por temor a que sus ojos expongan sus verdades. Es por eso que digo que creo en la mirada de quien ha pasado demasiado tiempo con los ojos en el suelo. De quien, al levantar la vista, sólo mira promesas que se marchan, ilusiones que sonríen, personas que lastiman. No lastiman las personas, claro, pero cuando le pones el nombre de alguien a tu secreto más grande, y esa persona se va, esa carga quiere salir de tu pecho y marcharse con ella, y el intento de luchar contra esa fuerza cansa, te quita las energías para desear terminar bien el día. Cuántos así por el mundo, cuántos que miro a diario. Cuántas parejas siendo todavía amigos, cuántos amigos que todavía no se conocen. Si pudiera verse el deseo, la nostalgia, el anhelo, seguramente que más de uno sería correspondido y muchos estarían felices ahora mismo; sería más fácil pasarse protocolos como romper el silencio, una invitación a salir, quedarse a solas, armarse de valor. Creo que debe haber algo, una señal contundente. Ojalá el amor fuera tan visible como el odio.