Se ha producido un error en este gadget.

12 jul. 2008

Robando arte callejero


Tienes examen y no suena el despertador, aunque te despiertas milagrosamente. Te preparas en tiempo récord, pulverizando tus últimas marcas conseguidas en desayunar, ducharte y vestirte a velocidad del rayo.

En el metro tienes el mismo espacio que en una lata de conservas y hace tanto calor que sudas a mares. No tienes opción de repasar ni de ponerte música para relajarte así que mueves la pierna izquierda nerviosa y rítmicamente, tratando de no golpear a nadie, hasta que llegas a tu destino y sales apresuradamente.

Entonces, una simple frase en la que reparas mientras tratas de salir sin atropellar a nadie, te hace esbozar la primera sonrisa del día y sabes que el examen te saldrá bien.

***

Pequeñas cosas casuales que hacen tanto por tan poco...

No hay comentarios: