Se ha producido un error en este gadget.

17 oct. 2008

Inventando la realidad


Vuelves a sentarte frente al ordenador. Lo enciendes, y piensas que quizas hoy puedas escribir. Pones tus manos en el teclado, pero no se mueven. No te salen las palabras, no sabes que es lo que quieres escribir. Suena tu telefono, y crees que eso te propondra la distracción necesaria como para no pensar en todo lo que te rodea últimamente. No es asi, la conversación con uno de tus familiares, dura menos de un minuto. Cuelgas el telefono y te quedas mirando por la ventana, sintiendo como el frio contrasta con ese sol estupendo que hace. Y te encanta el dia como esta, el cielo, azul despejado, alumbra aun mas el dia, acompañando al generoso sol que se refleja sobre las montañas nevadas donde estan fijados tus ojos en este momento. Vuelves a la realidad, pero ni la musica que sale del cuarto ni el ruido de la televison sonando mientras hablan de alguien que se hizo famoso y mató a su mujer, te ayudan a conentrarte en lo que realmente quieres, ponerte a escribir y que las palabras te salgan con toda naturalidad, como te pasaba antes. Y piensas que debe ser el tiempo, que has crecido y ya no tienes ni tiempo ni ganas de pensar, pero lo rechazas rapidamente, porque dia tras dia, tu mente se sigue empapando de manchas de imaginación y bohemia. No lo puedes evitar, no puedes ocultar lo que eres, aunque tampoco quieres esconderlo. Te levantas, tiras la pequeña mesa que intenta adornar el salon sin éxito. Lo estampas todo, sientes odio y rabia en tu interior. Tiras el cenicero por la ventana, rompiendo en pequeños trocitos el cristal de esta. Has liberado energia, y sin fuerzas, recaes sobre el sofa, pinchandote con los pequeños cristales e inundandote en tus propias lagrimas

No hay comentarios: