Se ha producido un error en este gadget.

13 jul. 2015

Nuestra vía láctea personal


Aquella noche me puse a pensar en el destino; en aquella chaladura de que en realidad no somos responsables del rumbo de nuestras vidas, de que todo está predestinado, escrito en las estrellas.

Tal vez sea por eso por lo que, cuando vives en una ciudad donde no se ven las estrellas, tu vida sentimental sea mucho mas azarosa.

 ¿Y si cada persona, cada beso, cada dolor, viene definido por algún catálogo cósmico? Puede dar una un mal paso, y llevarse toda la vida a la deriva en su vía láctea personal?

¿Podemos cometer un error que nos aparte de nuestro destino?

No hay comentarios: