Se ha producido un error en este gadget.

25 may. 2008

Torquemada

En tiempos de Dios sobre un altar,
su rostro surgió de entre tinieblas.
Sembrando el terror, llevando el mal,
torturas, horror, muerte y hogueras.
Cobarde y traidor,
oculto tras falsas creencias,
verdugo a la vez que orador
que se oía reír con cada condena.
La iglesia en sus manos delegó,
cayó y otorgó y ahora lamenta.
No importa tu edad ni religión,
no importa el color, sólo eres leña.
Ojos que no ven
corazón que no siente aunque pesa.
La historia os recuerda el error,
responded ante Dios o ante vuestra conciencia.

No hay comentarios: